............

............

martes, 18 de junio de 2019

Lo juro por Snoopy


La actividad política tiene mucho de teatro. Los actores representan su papel en un escenario, buscando el aplauso del público. Lo que dicen no se corresponde necesariamente con lo que piensan, sino que se ajusta a lo que dice el guión. Lo importante para ellos es tener un papel y rivalizan entre sí para desempeñar los principales. Esto no es nada nuevo ni exclusivo de España.

Pero entre nosotros la política no tiene nada que ver con Sófocles, con Calderón de la Barca, con Shakespeare o con Molière. Lo que aquí se estila está más relacionado con el esperpento, con el circo, o con el guiñol.

Estos días han estado jurando sus cargos miles de actores. Diputados, senadores, concejales y diputados europeos han cumplido el rito de prometer o jurar la Constitución. Cada uno a su aire. Se ha jurado o prometido “por imperativo legal”, “por la lucha feminista”, “por el ecologismo”, “por la liberación de los presos políticos”. No sé si algún diputado gitano habrá jurado por sus muertos o si un concejal musulmán lo habrá hecho por las barbas del profeta, pero no me sorprendería.

Y lo peor del asunto es que dicha ceremonia es absolutamente innecesaria por inútil, además de ridícula. No existe el delito de perjurio para los que contravienen la Constitución después de haber jurado acatarla y defenderla. En Cataluña –pero no sólo allí. Tenemos innumerables ejemplos de políticos que han hecho todo lo que han podido para hacer saltar la Constitución que habían jurado. Nadie, absolutamente nadie, ha protestado por ello. Parece ser que todo el mundo asume como normal incumplir una promesa solemne. A mí me parece escandaloso. Se lo juro por Snoopy, oiga.

sábado, 27 de abril de 2019

Los espectaculeros


Muchos se refieren a ellos como “cómicos”. Otros, despectivamente, les llaman “titiriteros”. Ellos se autoproclaman “la cultura”. Es un grupo variopinto en el que predominan gentes del mundo del cine, del teatro y de la televisión, además de cantantes, músicos, humoristas. Han vuelto a reunirse para redactar un manifiesto en el que nos indican a los imbéciles de los ciudadanos normales lo que nos conviene votar, porque sin su orientación no sabríamos lo que nos conviene.

Naturalmente, tienen todo el derecho a redactar manifiestos políticos, como lo tienen los deportistas, los farmacéuticos o los peluqueros. Y sus opiniones tienen el mismo valor que el de las opiniones de los deportistas, los farmacéuticos y los peluqueros. Pero ellos se creen más, mucho más. Son tan pretenciosos que se creen que son los genuinos representantes de la cultura, aunque entre ellos no abunden los pintores, los escultores ni los filósofos.

Yo prefiero llamarlos “espectaculeros” porque esencialmente son gentes que se dedican a los espectáculos de uno u otro tipo. No sé si entre ellos hay algún trapecista, algún mago o algún payaso de circo. Pero podría haberlos sin por ello reducir lo más mínimo la profundidad de su manifiesto.

Lo que me pregunto es por qué los medios de comunicación se hacen eco de las opiniones políticas de un grupo de actores, músicos y cantantes. Y también me pregunto por qué estos ciudadanos creen que sus recomendaciones sean tan importantes. Es probable que sólo sea una cuestión de narcisismo. Pude que ellos se crean dioses, pero sólo llegan a pretenciosos.

viernes, 29 de marzo de 2019

Si algo pasa, está la SER


No descubro nada nuevo al afirmar que los medios de comunicación son el cuarto poder del Estado. Ejercen ese poder de forma sibilina eligiendo qué noticias publican y cuáles no, así como decidiendo la relevancia y el espacio que conceden a cada noticia.

En el ámbito de la farsa cómico-trágica de la precampaña electoral, la gran noticia de ayer fue la afirmación de Miquel Iceta diciendo que si el 65% de los catalanes lo pidieran, habría que hacer un referéndum sobre la independencia.

Siempre que puedo escucho los informativos radiofónicos de mediodía. Como medida de higiene mental voy alternando las noticias de Radio Nacional, Onda Cero, Cadena COPE, Es Rado, y la Cadena SER. En todas se hicieron amplio eco de las declaraciones de Iceta, así como de las reacciones de la oposición a las mismas, y de las valoraciones de destacados miembros del PSOE restándoles importancia.

¿He dicho en todas? Perdón, en todas menos una. Durante los 30 minutos del informativo de las 14:30 de la Cadena SER dedicaron unos diez minutos a dar a conocer diversas felonías del PP, destacaron la agresión de unos agentes de seguridad de RENFE a un joven que se había saltado un torno, y comentaron los avatares del Brexit. De lo del referéndum de Iceta ni una palabra. Para los millones de españoles que se mantienen informados a través de esta emisora, esa aceptación del derecho a decidir no ha existido.

La cadena de emisoras más oída de España se promociona con un eslogan que dice: “Porque si algo pasa, está la SER”. El eslogan sería más exacto si dijera: “Porque si algo pasa, está la SER para ocultarlo cuando no nos guste”.


domingo, 24 de marzo de 2019

La felicidad y el odio


Todo el mundo quiere ser feliz, pero hay elementos que son incompatibles con la felicidad. Unos son naturales –como el hambre y el dolor-, otros de carácter psicológico –como el miedo-, y otros esencialmente sociales –como la envidia, el rencor y el odio.


Éste último se está convirtiendo en el principal obstáculo para la felicidad de los españoles. Hay odios para todos los gustos. A la derecha y a la izquierda, a los católicos o los musulmanes, a los hombres o a las mujeres, a los inmigrantes, a los homosexuales, al equipo de fútbol rival, a los fumadores, a los políticos, a los taurinos. Los odiadores más activos son capaces de mantener simultáneamente varios tipos de odios. Incluso no falta quien se odia a sí mismo.

El odio tiene un fuerte componente inercial. Una vez se apodera de la mente se atrinchera en ella y devora toda capacidad de análisis racional, lo que impide revisar si sus fundamentos son reales o imaginarios. Frecuentemente son el rencor y la envidia los factores que subyacen y lo mantienen activo.

El nacionalismo del País Vasco –con la ayuda de la brutalidad de ETA- fomentó el odio a España y a los españoles. En Cataluña –mediante herramientas más inteligentes- se han construido la misma clase de odio. Durante cuarenta años se ha venido inoculando en la mente de muchos catalanes el odio. A través de los medios de comunicación de los gobiernos nacionalistas, mediante los textos escolares y las enseñanzas de los maestros, millones de personas en Cataluña han aceptado una larga lista de agravios sufridos por Cataluña a manos de los odiosos españoles. Por supuesto, esos catalanes no están locos, ni son tontos ni malvados. La inmensa mayoría creen de buena fe que sus exigencias y sus aspiraciones son razonables y están plenamente justificadas. Podrían ser felices, podrían disfrutar de más prosperidad. Pero no se puede ser feliz cuando se odia. Y cuando prospera el odio disminuye la prosperidad.


domingo, 17 de marzo de 2019

La desmemoria electoral


Los partidos políticos están ya en campaña. Como viejas vedettes cargadas de años, achaques y arrugas que se cubren con seis capas de maquillaje y se envuelven en fastuosos vestidos para aparecer radiantes bajo los focos, los partidos afrontan su maquillaje particular con el objetivo de hacer que los electores se fijen únicamente en o que parecen ser, y se olviden de lo que realmente son.

Todos tenemos una opinión –mejor o peor- respecto a Podemos, un buen partido para el que le guste el comunismo. También sabemos todo lo bueno y lo malo que ha hecho el Partido Popular en todos los ámbitos en los que ha gobernado. Lo mismo podemos decir respecto al PSOE, que no ha gobernado menos ni ha dejado de tener sus aciertos y sus errores. De Ciudadanos, aparte de lo que ha hecho en la oposición, sólo sabemos de su talante abierto, siempre dispuesto a engrosar sus filas con micropartidos y con descontentos de otros. Menos podemos saber de Vox, aparte de media docena de ideas generales, pero vírgenes en cuanto a experiencia de gobierno o de oposición.

Sabiendo tanto como sabemos de lo que ha hecho y dicho los líderes de los principales partidos, ¿para qué necesitamos las campañas electorales? Muy sencillo: para que nos olvidamos de todo lo que sabemos. Para que hagamos un reset mental. Para que nos creamos lo que ahora dicen que harán. Para que les votemos a pesar de las muchas veces que han cambiado de criterio, en la infinidad de ocasiones en las que nos han mentido, en la desvergüenza con la que señalan los defectos de sus adversarios mientras disculpan permanentemente los suyo.

El truco más importante son las encuestas. A través de ellas consiguen que el foco de los votantes se sitúe en el futuro y no en el pasado. Las encuestas pretenden decirnos lo que va a ocurrir y consiguen que mucha gente decida su voto en función de ese presunto futuro. El votante imagina un resultado coincidente con las encuestas, y hace cálculos, supesa posibles alianzas postelectorales, considera el voto útil, y termina votando como si ya supiera lo que va a pasar en lugar de sabiendo lo que ya ha pasado.

Además, para reforzar el engaño se hacen acompañar de vedettes jóvenes y llamativas. Un Jefe de Estado Mayor, jueces mediáticos, algún que otro actor televisivo, un ex primer ministro francés, una activista gitana, un señor que vendía Coca-colas, un señor que se hizo famoso porque asesinaron a su hija, y hasta un astronauta. Sólo les falta fichar un torero y una fallera mayor. Todo vale para conseguir la amnistía política de los votantes.

domingo, 10 de marzo de 2019

Sobre feminismo y antisemitismo


En los años 30 del pasado siglo se impuso en Alemania la idea de que los judíos eran la causa de todos los males de la nación. Se les consideró una raza degradada, improductiva y parasitaria. Es cierto que muchos judíos se dedicaban a las finanzas y al comercio, y disponían de grandes fortunas. Igual de cierto que muchos otros judíos ejercían profesiones liberales, como médicos y abogados. Pero también es cierto que la mayoría de los judíos alemanes desempeñaban trabajos más humildes: escribientes, camareros, artesanos, etc. El odio hacia los judíos –estimulado por el nacionalsocialismo- dio lugar a que la mayoría de los alemanes contemplaran con aprobación o con indiferencia como millones de judíos fueron perseguidos, humillados, detenidos y eliminados. Este es un ejemplo de cómo la masa puede aceptar una leyenda inventada como si fuera real.

Terminada la II guerra mundial, el genocidio perpetrado contra los judíos sirvió de excusa para perpetrar el sometimiento y la expulsión de sus tierras de los millones de personas que vivían en los territorios donde se implantó el estado de Israel.

Este es un ejemplo de cómo se pueden cometer gravísimas injusticias al amparo de otras injusticias pretéritas.

En la España de 2019 se ha impuesto la idea de que las mujeres sufren una discriminación insoportable, que carecen de derechos, y que se les impide desarrollar su vida en libertad.

Es cierto que cada año alrededor de 50 mujeres mueren a manos de sus parejas o exparejas. También es cierto que el promedio de salarios de todas las mujeres es inferior al promedio de salarios de todos los hombres. Y sigue siendo cierto que la mayoría de las mujeres tenían muchos menos derechos que los hombres hace 50 años. Pero no es cierto que el número de homicidios contra mujeres sea mayor en España que en el resto de Europa. De hecho, es inferior a la media europea. Tampoco es cierto que las mujeres tengan menos derechos que los hombres. La Constitución establece la igualdad entre los sexos, y no existe ninguna discriminación legal para ellas. Cualquier mujer puede estudiar cualquier carrera universitaria, desempeñar cualquier trabajo, ingresar en el Ejército o crear una empresa. Si hay menos mujeres en la pesca, la minería, en la construcción o en las carreras técnicas es únicamente porque libremente eligen no hacerlo. Tampoco es verdad que las mujeres reciban menor salario cuando desempeñan la misma función, con igual responsabilidad, antigüedad, horario y disponibilidad. La llamada “brecha salarial” entre hombres y mujeres no es diferente de la brecha salarial entre los madrileños y los zamoranos. La media de los salarios de los primeros es superior a la de los segundos, pero eso se debe a diversos factores, entre los que no está que se discrimine a nadie por ser zamorano. Este es otro ejemplo de cómo una leyenda inventada puede ser asumida como algo real por la masa.

Con la excusa de que las mujeres españolas del siglo pasado dependían de sus maridos y carecían de los mismos derechos que éstos se ha creado el actual estado ginocrático. Están en vigor leyes que penalizan a los hombres por el hecho de serlo. Funcionan infinidad de organismos dedicados en exclusiva a facilitar diversas ayudas sólo para mujeres. Se destinan miles de millones de dinero público a innumerables asociaciones de mujeres, pero no existe ni una sola asociación sólo de hombres.

Este es otro ejemplo de cómo se pueden cometer gravísimas injusticias al amparo de otras injusticias pretéritas.


sábado, 5 de enero de 2019

El avispero feminista


Los de Vox han pisado un avispero. Toda la progresía del país ha saltado como un gato enfurecido. Los de Vox han osado poner sobre la mesa la cuestión de la violencia “de género”, que es tanto como decir la cuestión del feminismo moderno.

Un sacrilegio tan grave como cuestionar a la Santísima Trinidad en El Vaticano o la lucha de clases en la Plaza Roja en 1940. Para la progresía nacional todo lo relativo al feminismo es un dogma. Cuestión de fe. Algo que se admite sin reflexión alguna.

Sin embargo es algo sobre lo que cualquiera que no tenga la mente aherrojada por una ideología puede –incluso debe- reflexionar. Porque a la sombra del sufrimiento de muchas mujeres se agazapan muchas falsedades y el interés particular de mucha gente que saca tajada de ese drama.

Es obvio que hay tomar medidas para prevenir los asesinatos de mujeres, que hay que proteger a las que están amenazadas, y que hay que ayudar a las que sufren la tiranía de un macho dominante violento. Pero junto a esas obviedades se camuflan demasiadas falsedades.

Es falso que los terribles asesinatos de mujeres a manos de sus exnovios o exmaridos sean el mayor problema de España. Las cifras comparativas nos indican que la tasa de muertes por millón es inferior en España a la media europea. Esto no significa que el problema sea irrelevante, sólo lo sitúa en su justa dimensión. También se producen más de 3.500 suicidios cada año, y a nadie parece preocuparle, no porque no tenga importancia, sino porque es una desgracia similar a la de otros países europeos.

Es falso que esas mujeres hayan sido asesinadas “por el hecho de ser mujeres”. Ninguno de los asesinos agredía a la vecina ni insultaba a la panadera ni odiaba a su enfermera. Si llegaron al crimen no fue porque eran mujeres, sino porque eran lo que ellos consideraban “su” mujer.

Es falso que en las parejas sólo los hombres ejerzan la violencia. Si es cierto que hay más casos de hombres agresores físicamente, no cabe decir lo mismo respecto a la violencia psicológica, que pueden practicar con igual maestría hombres y mujeres.

Es falso que los cientos de millones que gastan las administraciones bajo los epígrafes “mujer” o “igualdad” hayan servido para evitar los asesinatos. La cifra anual se mantiene en torno a las 50 víctimas y apenas ha descendido un 10% durante los últimos 20 años.

Es falso que el asesinato de una mujer a manos de un hombre sea infinitamente más grave que lo contrario. Se producen más casos de muerte por accidente laboral en hombres, y no por eso son menos graves los que tienen como víctima a mujeres. Todo el peso de la ley debe caer sobre los asesinos, sea cual sea su sexo y sea cual sea el sexo de sus víctimas.

Es falso que convertir a todo hombre heterosexual en un presunto maltratador sea un buen método para fomentar la igualdad de trato. Es falso que las mujeres siempre dicen la verdad y los hombres siempre mienten.

Es falso que se pueda hacer desaparecer el machismo sustituyéndolo por un feminismo basado en el victimismo, el odio y el resentimiento retrospectivo. Siendo cierto que nuestras abuelas tuvieron un papel subordinado a los hombres, eso no da derecho a las mujeres actuales a disfrutar de ningún privilegio.

Claro que se pueden cuestionar las políticas de igualdad. Por ejemplo, se podría dejar de regar con dinero público a los miles de asociaciones de mujeres y dedicar ese dinero a campañas de concienciación, y sobre todo a educar a los adolescentes varones en el respeto a las mujeres. Y educar a las adolescentes para no dejarse engatusar por el más chulito de la clase, y a no creer que cuanto más celoso es él, más fuerte es su amor.

martes, 4 de diciembre de 2018

Pasarse de la raya (2)


No es que partidos como PSOE y Podemos hayan hecho mal en propugnar determinadas políticas. No pongo en duda su buena intención al pretender corregir ciertas actitudes. El problema no está tanto en el diagnóstico como en la sobredosis del tratamiento aplicado.

·        Es razonable tomar medidas para evitar que unos energúmenos asesinen a sus parejas, pero eso no se va a conseguir sustituyendo el viejo patriarcado por un matriarcado igual de opresor.
·        Es sensato aceptar que personas de otros países se instalen en España. Pero haciéndolo ordenadamente para trabajar y contribuir con su esfuerzo a la prosperidad general. No asaltando fronteras, no para vivir de subvenciones.
·        Es justo procurar que cada cual decida con quien se mete en la cama. Pero sin hacer creer a los niños que la naturaleza está loca y coloca penes y vaginas en las personas equivocadas.
·        Es civilizado tender a que no se maltrate arbitrariamente a los animales, pero sin olvidar que los humanos y los demás seres vivos formamos parte de una cadena alimenticia, y que pretender suprimir esa cadena es tan ingenuo como pretender eliminar la ley de la gravedad.
·        Es inteligente servirse del diálogo como método preferente para la resolución de conflictos. Pero sin perder de vista que el Estado tiene la legitimidad del uso de la fuerza cuando alguien rechaza todo diálogo que no pase por la aceptación incondicional de sus pretensiones.
·        Se entiende que desde una ideología de izquierdas se señalen los aspectos más negativos de los regímenes de derechas. Pero sin falsear la Historia, sin inculcar a los jóvenes el odio retrospectivo, sin intentar hacernos creer que regímenes como el de Nicolás Maduro son el Paraíso Terrenal en versión atea.

Respecto a los okupas reconozco que no se me ocurre ninguna razón de utilidad social para promocionarles, pero es posible que yo esté algo espeso. Pero otras iniciativas pueden ser defendidas con argumentos racionales. Es la exageración sistemática tanto en los diagnósticos como en las terapias los que terminan colmando el vaso de las amplias tragaderas de un pueblo, por confiado y manipulable que éste sea.

lunes, 3 de diciembre de 2018

Pasarse de la raya

¿Qué ha pasado en Andalucía? ¿Por qué en el principal semillero de votos del PSOE Susana Díaz y Pedro Sanchez han logrado su más estrepitoso fracaso? ¿Por qué Podemos y sus mil franquicias se han quedado con un palmo de narices? ¿Por qué un partido que se presenta sin complejos como de derechas ha logrado presencia institucional por primera vez desde 1977?

Habrá que analizar detenidamente los resultados, y no cabe duda de que encontraremos muchas variables en juego. Pero a primera vista, me parece que la explicación principal está en que a los partidos de izquierda se les ha ido la mano. Vamos, que se han pasado varios pueblos en su retórica.

De tanto dedicarse a declarar a los varones sujetos peligrosos y a las mujeres especie protegida. De tanto pretender que los okupas son patrimonio de la humanidad. De tanto bendecir a los inmigrantes. De tanto exigir la dignidad de los gatos y los derechos civiles de los perros. De tanto exaltar a los homosexuales al pedestal de la divinidad. De tanto insoportable discurso repitiendo sustantivos y adjetivos en masculino y en femenino. De tanto respetar a los musulmanes y despreciar a los católicos. De tanto asustar con el fantasma de Franco.

Creían haber encontrado un inagotable filón electoral. Pero se han pasado de la raya. Se han olvidado de aquella máxima que afirma que no es posible engañar a todos todo el tiempo. Y cuanto más burdo es el engaño, cuanto más groseras son las falacias, más probable es que la gente (incluso esa “gente” a la que tanto aluden) termine dándose cuenta de que les están tomando el pelo, y de que hay cosas más importantes para ellos que la paridad entre hombres y mujeres en los gobiernos, la dignidad de las golondrinas, las preferencias sexuales, o dónde demonios se archiva la momia de Franco. 

jueves, 8 de marzo de 2018

Brindo por ellas


Hoy quiero hacer un brindis por las mujeres. Por esas mujeres afganas, saudís, marroquís, etc., cuya vida transcurre a la sombra de un varón –padre, hermano, marido o hijo-, y cuyo estatus sólo está ligeramente por encima del de un camello o una cabra.

También brindo por esas mujeres españolas que consiguen desempeñar un trabajo remunerado, además de atender el hogar, educar a los hijos, cuidar a algún familiar anciano o enfermo.

Un tercer brindis por esa mitad de la población española que nunca se jubila del todo. Esas mujeres mayores que siguen llevando todo el peso de las tareas domésticas hasta el final de sus días, o hasta que el Alzheimer borra su memoria.

Y aún a riesgo de pasarme de tragos, brindaré también por todas esas mujeres que no se hacen las víctimas porque no lo son. Las que asumen con naturalidad las diferencias biológicas que la naturaleza impone, y las consecuencia que se derivan de ellas. Las que se sienten incómodas con tantas asociaciones de mujeres, talleres para mujeres, cursos para mujeres, concursos para mujeres, casas de la mujer e institutos de la mujer. Las que no necesitan de cuotas por sexo para demostrar su valía y ascender en su carrera profesional. Las que no ven a los hombres como enemigos sino como seres humanos con las mismas virtudes y debilidades que ellas. Las que no permiten que ningún varón se erija en su guía, su protector, su amo. Las que no admiten que ninguna feminista decida el guión de su vida.

Se me acaba la botella y no puedo brindar por las otras mujeres. Las que se recrean con su resentimiento, su amargura, su victimismo, su frustración o su odio. Estoy seguro de que ellas no necesitan mi brindis. Prefieren hacer una huelga. Generala, por supuesto.