............

............

domingo, 17 de marzo de 2019

La desmemoria electoral


Los partidos políticos están ya en campaña. Como viejas vedettes cargadas de años, achaques y arrugas que se cubren con seis capas de maquillaje y se envuelven en fastuosos vestidos para aparecer radiantes bajo los focos, los partidos afrontan su maquillaje particular con el objetivo de hacer que los electores se fijen únicamente en o que parecen ser, y se olviden de lo que realmente son.

Todos tenemos una opinión –mejor o peor- respecto a Podemos, un buen partido para el que le guste el comunismo. También sabemos todo lo bueno y lo malo que ha hecho el Partido Popular en todos los ámbitos en los que ha gobernado. Lo mismo podemos decir respecto al PSOE, que no ha gobernado menos ni ha dejado de tener sus aciertos y sus errores. De Ciudadanos, aparte de lo que ha hecho en la oposición, sólo sabemos de su talante abierto, siempre dispuesto a engrosar sus filas con micropartidos y con descontentos de otros. Menos podemos saber de Vox, aparte de media docena de ideas generales, pero vírgenes en cuanto a experiencia de gobierno o de oposición.

Sabiendo tanto como sabemos de lo que ha hecho y dicho los líderes de los principales partidos, ¿para qué necesitamos las campañas electorales? Muy sencillo: para que nos olvidamos de todo lo que sabemos. Para que hagamos un reset mental. Para que nos creamos lo que ahora dicen que harán. Para que les votemos a pesar de las muchas veces que han cambiado de criterio, en la infinidad de ocasiones en las que nos han mentido, en la desvergüenza con la que señalan los defectos de sus adversarios mientras disculpan permanentemente los suyo.

El truco más importante son las encuestas. A través de ellas consiguen que el foco de los votantes se sitúe en el futuro y no en el pasado. Las encuestas pretenden decirnos lo que va a ocurrir y consiguen que mucha gente decida su voto en función de ese presunto futuro. El votante imagina un resultado coincidente con las encuestas, y hace cálculos, supesa posibles alianzas postelectorales, considera el voto útil, y termina votando como si ya supiera lo que va a pasar en lugar de sabiendo lo que ya ha pasado.

Además, para reforzar el engaño se hacen acompañar de vedettes jóvenes y llamativas. Un Jefe de Estado Mayor, jueces mediáticos, algún que otro actor televisivo, un ex primer ministro francés, una activista gitana, un señor que vendía Coca-colas, un señor que se hizo famoso porque asesinaron a su hija, y hasta un astronauta. Sólo les falta fichar un torero y una fallera mayor. Todo vale para conseguir la amnistía política de los votantes.

domingo, 10 de marzo de 2019

Sobre feminismo y antisemitismo


En los años 30 del pasado siglo se impuso en Alemania la idea de que los judíos eran la causa de todos los males de la nación. Se les consideró una raza degradada, improductiva y parasitaria. Es cierto que muchos judíos se dedicaban a las finanzas y al comercio, y disponían de grandes fortunas. Igual de cierto que muchos otros judíos ejercían profesiones liberales, como médicos y abogados. Pero también es cierto que la mayoría de los judíos alemanes desempeñaban trabajos más humildes: escribientes, camareros, artesanos, etc. El odio hacia los judíos –estimulado por el nacionalsocialismo- dio lugar a que la mayoría de los alemanes contemplaran con aprobación o con indiferencia como millones de judíos fueron perseguidos, humillados, detenidos y eliminados. Este es un ejemplo de cómo la masa puede aceptar una leyenda inventada como si fuera real.

Terminada la II guerra mundial, el genocidio perpetrado contra los judíos sirvió de excusa para perpetrar el sometimiento y la expulsión de sus tierras de los millones de personas que vivían en los territorios donde se implantó el estado de Israel.

Este es un ejemplo de cómo se pueden cometer gravísimas injusticias al amparo de otras injusticias pretéritas.

En la España de 2019 se ha impuesto la idea de que las mujeres sufren una discriminación insoportable, que carecen de derechos, y que se les impide desarrollar su vida en libertad.

Es cierto que cada año alrededor de 50 mujeres mueren a manos de sus parejas o exparejas. También es cierto que el promedio de salarios de todas las mujeres es inferior al promedio de salarios de todos los hombres. Y sigue siendo cierto que la mayoría de las mujeres tenían muchos menos derechos que los hombres hace 50 años. Pero no es cierto que el número de homicidios contra mujeres sea mayor en España que en el resto de Europa. De hecho, es inferior a la media europea. Tampoco es cierto que las mujeres tengan menos derechos que los hombres. La Constitución establece la igualdad entre los sexos, y no existe ninguna discriminación legal para ellas. Cualquier mujer puede estudiar cualquier carrera universitaria, desempeñar cualquier trabajo, ingresar en el Ejército o crear una empresa. Si hay menos mujeres en la pesca, la minería, en la construcción o en las carreras técnicas es únicamente porque libremente eligen no hacerlo. Tampoco es verdad que las mujeres reciban menor salario cuando desempeñan la misma función, con igual responsabilidad, antigüedad, horario y disponibilidad. La llamada “brecha salarial” entre hombres y mujeres no es diferente de la brecha salarial entre los madrileños y los zamoranos. La media de los salarios de los primeros es superior a la de los segundos, pero eso se debe a diversos factores, entre los que no está que se discrimine a nadie por ser zamorano. Este es otro ejemplo de cómo una leyenda inventada puede ser asumida como algo real por la masa.

Con la excusa de que las mujeres españolas del siglo pasado dependían de sus maridos y carecían de los mismos derechos que éstos se ha creado el actual estado ginocrático. Están en vigor leyes que penalizan a los hombres por el hecho de serlo. Funcionan infinidad de organismos dedicados en exclusiva a facilitar diversas ayudas sólo para mujeres. Se destinan miles de millones de dinero público a innumerables asociaciones de mujeres, pero no existe ni una sola asociación sólo de hombres.

Este es otro ejemplo de cómo se pueden cometer gravísimas injusticias al amparo de otras injusticias pretéritas.


sábado, 5 de enero de 2019

El avispero feminista


Los de Vox han pisado un avispero. Toda la progresía del país ha saltado como un gato enfurecido. Los de Vox han osado poner sobre la mesa la cuestión de la violencia “de género”, que es tanto como decir la cuestión del feminismo moderno.

Un sacrilegio tan grave como cuestionar a la Santísima Trinidad en El Vaticano o la lucha de clases en la Plaza Roja en 1940. Para la progresía nacional todo lo relativo al feminismo es un dogma. Cuestión de fe. Algo que se admite sin reflexión alguna.

Sin embargo es algo sobre lo que cualquiera que no tenga la mente aherrojada por una ideología puede –incluso debe- reflexionar. Porque a la sombra del sufrimiento de muchas mujeres se agazapan muchas falsedades y el interés particular de mucha gente que saca tajada de ese drama.

Es obvio que hay tomar medidas para prevenir los asesinatos de mujeres, que hay que proteger a las que están amenazadas, y que hay que ayudar a las que sufren la tiranía de un macho dominante violento. Pero junto a esas obviedades se camuflan demasiadas falsedades.

Es falso que los terribles asesinatos de mujeres a manos de sus exnovios o exmaridos sean el mayor problema de España. Las cifras comparativas nos indican que la tasa de muertes por millón es inferior en España a la media europea. Esto no significa que el problema sea irrelevante, sólo lo sitúa en su justa dimensión. También se producen más de 3.500 suicidios cada año, y a nadie parece preocuparle, no porque no tenga importancia, sino porque es una desgracia similar a la de otros países europeos.

Es falso que esas mujeres hayan sido asesinadas “por el hecho de ser mujeres”. Ninguno de los asesinos agredía a la vecina ni insultaba a la panadera ni odiaba a su enfermera. Si llegaron al crimen no fue porque eran mujeres, sino porque eran lo que ellos consideraban “su” mujer.

Es falso que en las parejas sólo los hombres ejerzan la violencia. Si es cierto que hay más casos de hombres agresores físicamente, no cabe decir lo mismo respecto a la violencia psicológica, que pueden practicar con igual maestría hombres y mujeres.

Es falso que los cientos de millones que gastan las administraciones bajo los epígrafes “mujer” o “igualdad” hayan servido para evitar los asesinatos. La cifra anual se mantiene en torno a las 50 víctimas y apenas ha descendido un 10% durante los últimos 20 años.

Es falso que el asesinato de una mujer a manos de un hombre sea infinitamente más grave que lo contrario. Se producen más casos de muerte por accidente laboral en hombres, y no por eso son menos graves los que tienen como víctima a mujeres. Todo el peso de la ley debe caer sobre los asesinos, sea cual sea su sexo y sea cual sea el sexo de sus víctimas.

Es falso que convertir a todo hombre heterosexual en un presunto maltratador sea un buen método para fomentar la igualdad de trato. Es falso que las mujeres siempre dicen la verdad y los hombres siempre mienten.

Es falso que se pueda hacer desaparecer el machismo sustituyéndolo por un feminismo basado en el victimismo, el odio y el resentimiento retrospectivo. Siendo cierto que nuestras abuelas tuvieron un papel subordinado a los hombres, eso no da derecho a las mujeres actuales a disfrutar de ningún privilegio.

Claro que se pueden cuestionar las políticas de igualdad. Por ejemplo, se podría dejar de regar con dinero público a los miles de asociaciones de mujeres y dedicar ese dinero a campañas de concienciación, y sobre todo a educar a los adolescentes varones en el respeto a las mujeres. Y educar a las adolescentes para no dejarse engatusar por el más chulito de la clase, y a no creer que cuanto más celoso es él, más fuerte es su amor.