............

............

jueves, 14 de mayo de 2009

La vida duele

La sociedad actual intenta por todos los medios a su alcance evitar el dolor. El dolor físico y el psíquico. Desde los partos con anestesia epidural hasta la sedación en enfermos terminales. Desde anticiparnos a los menores deseos de nuestros hijos hasta los equipos de psicólogos que acuden tras una tragedia aérea, antes incluso que los bomberos.
Es innegable que se ha avanzado mucho desde aquellos tiempos en los que el barbero le extraía a la gente las muelas “a lo vivo”. El un gran logro que hayamos podido liberarnos de tantos y tan variados dolores físicos.
Sin embargo… ¿podemos decir lo mismo respecto a los dolores psíquicos? ¿es posible evitarlos? Si evitamos algunos ¿no aparecen otros? ¿sufre psíquicamente menos la gente de hoy en día que nuestros abuelos?
A base de intentar evitar cualquier dolor emocional ¿no nos estaremos volviendo muy blanditos y muy vulnerables?
Son muchas preguntas… Pero es posible que la humanidad siga soportando la misma cantidad de sufrimiento psicológico hoy que hace mil años. Puede que hayan cambiado mucho las cosas que producen ese dolor, pero el dolor sigue ahí, a nuestro lado.
Quizá sea que la vida duele.

11 comentarios:

  1. Claro que la vida duele.... y que el dolor nos acompaña siempre... desde que nacemos ...comienza nuestra muerte.... vamos caminando por la vida y el último dolor será la muerte... y como todos vamos a morir... que lo sepan!! Me gusta vivir intensamente, apasionadamente.... disfruto de casi todo... y cuando el dolor llega , sea físico a psiquico ... intento "hacerlo" ... pariendo ya lo hacía... si cuando viene un dolor intentas huir... es como si doliera mas... si lo "haces"... puedes asumirlos mejor...no se explicarlo mejor....

    Hace unos años , tenía muchos problemas, con mi hija...y mi espalda me dolía casi tanto como mi alma... al ir al médico me hicieron una revisión general... todo estaba perfecto... mi espalda no tenía ningun problema... simplemente se cargaba por las tensiones que en esos momentos tenía... Cuando sabes realmente el por qué.... te relajas....

    Al igual que no busco los sentimientos... solo los siento.... pues intento con el dolor hacer lo mismo... qué puedo hacer??? sentirlo... y no hacer que me duela mas y mas... me hago preguntas... y busco respuestas... me entretengo yo sola jejeje...

    Pero si que veo que muchas personas toman muchas pastillas , buscando soluciones mas que a un dolor físico a dolores del alma... En mi barrio circulan pastillas a un euro, entre adolescentes que se las pillan a sus madres .... pastillas que están sin control en sus casas.... y que luego venden o regalan a sus colegas... después de la crisis, los puntos de ventas de porros, han aumentado... y donde antes había un chico vendiendo en el parque... ahora hay cinco... justifican esa venta con la falta de trabajo... es terrible esta situación... la policia detiene a jovenes que van a la carcel, y aparecen otros en su lugar... lo peor es que tienen asumido que es parte del "juego" incluso dentro siguen vendiendo drogas... y a su salida , comienza de nuevo esa venta... me parece que me estoy saliendo del tema... igual no... pensaba en el dolor... y ciertamente me duele que esté el tema como está... jovenes sin salida, tanto egoísmo... poco solidaridad... dicen que hay que mirar a otro lado, que no va conmigo el tema... que me preocupe solo de los míos... pero una mierdxxxx .. hay que buscar soluciones a todo esto... y si lo haces, te pueden quemar el coche o amargarte la vida....el miedo y el dolor... necesito ayuda sobre este tema....estoy en ello...
    Una amiga en breve abre una asociación, un trabajador social... que trabaja en el barrio, el pobre hombre se encuentra con muchos proyectos pero estás mas solo que la una, para poder realizarlos... hay un grupito de voluntarios que el mismo está buscando.... y nos ha pedído ayuda para intentar que por lo menos los mas pequeños, puedan hacer teatro ..música... y lo que podamos ... esta semana he conocído a una joven taxista, que es psicóloga y me ha dicho que contemos desinteresadamente con ella, para lo que necesitemos.... ayyyy me duele tanto!!! joer!!! ... Tessa....

    ResponderEliminar
  2. No estoy de acuerdo en que sigamos soportando la misma cantidad de sufrimiento psicológico hoy que hace mil años; yo soy de los que está convencido de que hoy soportamos muchísimo más.

    Las depresiones, angustias, miedos y fobias son rasgos característicos de las zoociedades modernas y "evolucionadas". Cuando la prioridad de uno es la de averiguar qué va a llevarse a la boca de aquí a la noche no tiene tiempo de amargarse con paranoias.

    Cuando uno no tiene grandes posesiones, y, sobre todo no llama "suyo" a lo poco que tiene, no se preocupa por dejar de tenerlo, o por que se lo quiten, ni por envidiar lo de los demás.

    No soy antropólgo, pero siempre he tenido la teoría (de estas de veinte duros), de que el hombre (en la sociedad occidental) aún no se ha adaptado a que ya no debe preocuparse por subsistir, y "tiene" que crearse otras preocupaciones que le hagan seguir adelante. El resultado de lo contrario es la apatía, el sinsentido de la vida y el aburrimiento que vemos en las nuevas generaciones, como bien comenta Tessa más arriba.

    Debemos crearnos pre-ocupaciones, y debemos ocuparnos de algo en nuestra vida para no caer en esa apatía, pero también hay que ser racional, y no dejar que una rayadura en tu coche sea el gran problema de tu pobre y ridículo mundo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. La vida, a veces, duele. Y a veces es divertida del copón. Es lo q tiene, variedad se llama. Lo q pasa es q, desde q el mundo es mundo, ciertas situaciones nos provocan dolor, al igual q otras nos dan alegría o placer (estoy hablando en general, q rarit@s siempre ha habido) Es verdad q ahora parece q se deba desterrar absolutamente el dolor, y ahí Manu lo dice muy bien: tenemos cubiertas las necesidades básicas, vamos a amargarnos la vida con algo, aunq sea una chorrada; y un contratiempo banal ya se convierte en algo insoportable.
    Pero hay situaciones q son realmente difíciles y dolorosas. Y yo creo q ahí es donde se agradece el entrenamiento previo ante las adversidades, q una persona no nace siendo fuerte, sino q la voluntad y las ganas de seguir se consiguen con trabajo día a día, como lo hace un deportista. Tendríamos q entrenar al corazón para q aguante la pena. No debería ser tan difícil.

    ResponderEliminar
  4. Se respira sintonía y buen rollo hoy en este blog... me parece que la bronca de ayer de Arama ha surtido efecto.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Yo no estoy tan seguro como Manu... porque hace mil años no estaba por aquí.

    Pero comparto su tesis de que probablemente existe más sufrimiento psicológico hoy que hace diez siglos.

    Eso mismo decía ayer un tipo vestido de verde, que sólo pensaba en los donuts.

    ;)

    ResponderEliminar
  6. su tesis??? madre mía! no tenemos bastante con teorías que ahora vienen las tesis....fritita me tienen....fritita....

    ResponderEliminar
  7. Estoy de acuerdo con todos ( abreviando que tengo que anotar una cosa en mi diario antes de que se me olvide)

    Incluso con Manu :P

    ResponderEliminar
  8. Querido diario:

    Sigo estando confundida porque me pasan cosas muy raras últimamente.

    Ayer sin ir más lejos, quedé con unas amigas para asistir a una conferencia sobre los trastornos de personalidad en la sociedad sin dolor, porque estaba interesada en saber lo que se cuece en todo lo relativo al tema que se trataba, y la verdad es que se dijeron cosas interesantes y que te hacen pensar.

    Se habló entre otras muchas cosas de :
    -, la frustración que tienen muchas personas por no conseguir una cosa, aunque posean muchas otras.
    . la medicina preventiva. ( la ausencia diría yo, porque muchas veces se limitan los médicos a recetar pastillas sin ir al fondo del problema, pero esa es otra cuestión, porque siempre habrá alguien que asocie este tema a la precariedad de medios, a la mala gestión de la sanidad, y al tiempo que se emplea en los pacientes, que muchas veces es escaso)
    - del alto porcentaje de personas en las prisiones con trastornos de personalidad.
    - de la angustia a la que están sometidos los familiares de ese tipo de enfermos. ( cosa del todo lógica, porque si ya es doloroso tener a un ser querido enfermo, pienso que lo es más si su enfermedad está relacionada con temas mentales).
    - la negación de ese tipo de trastornos por parte de quien los padece, y que provoca que el problema se agudice.
    -etc.

    Hasta ahí bien, porque además la conferencia estuvo “aderezada” con la intervención de una de las asistentes hablando con mucha valentía de cómo le habían diagnosticado su enfermedad, y cual era su estado actual.

    Pero cuando hablo de que estoy confundida, lo digo porque una espera que la conferencia la imparta algún experto sobre el tema, o que no sea precisamente un experto, pero que se relacione de una u otra forma con personas que sufren este tipo de cosas, pero no, para mi sorpresa la impartió un señor que en vez de soltarnos su charla o el “ladrillo” que algunos de los conferenciantes sueltan con el que dejan dormido al personal o como poco bostezando, disfrazado de iguana.

    Sí, no me he equivocado, de iguana que vino él, doy fé de ello porque lo vi con mis ojitos, y empezó a hablar de un niño que tiene hambre y quiere donuts, y su madre no tiene donuts, y el niño dale que te pego que quiere donuts, y la madre que le quiere dar de merendar un bocata de chorizo, y el niño que duro que dale con que hay que ir a comprar los donuts, y la madre preparando la cena haciendo oídos sordos, y el niño pesao perdio dando la tabarra un rato con los donuts…. Y así un buen rato, hasta que la iguana aparcó el tema donuts, y pasó a enseñarnos unos gráficos con el proyector .

    ¡ Ufff ¡ me dije, menos mal, porque yo ya estaba o por asesinar al niño, lanzarle tomates a la iguana, tirarle el bolso a la cabeza, o borrarme de la suscripción a la revista en la que me anuncian cada mes ese tipo de actividades.
    Increible, pero cierto.

    Lo que no me pase a mí, no le pasa a nadie. Yo alucino.

    A la institución que organiza ese tipo de eventos, le voy a proponer impartir yo una conferencia breve en la que sólo diré algo que leí una vez y que quizá sea cierto:
    “ Lo que más duele es perder lo que nunca se ha tenido” Eso si, la impartiré vestido de lagarterana, que yo no voy a ser menos.

    Continuará….
    -
    -

    ResponderEliminar
  9. Avísame: esa no me la pierdo.

    ResponderEliminar
  10. Descuida nena, Serás la primera ( que no la única) en enterarte.
    No me voy a disfrazar yo de lagarterana pa ná :D

    ResponderEliminar

Puedes usar este ventanuco para escribir tu comentario